Tablas de Rutinas para nuestros hijos

Tablas de Rutinas para nuestros hijos

Maria Montessori fue una de las grandes pedagogas del siglo XX y, por eso, aún hoy muchos padres siguen sus preceptos para educar con éxito a los niños usando la lógica, el sentido común y la calma, para lograr que desarrollen una personalidad armoniosa y equilibrada.

Para conseguirlo, la escuela Montessori ha creado una tabla de tareas, que podemos compartir con nuestros hijos, según su edad, para enseñarles a dominarlas poco a poco.

La mayoría son tareas domésticas, de las cuales se responsabilizarán, que aprenderán a valorar en su justa medida con la práctica y el trabajo. Además, el cumplimiento de estas tareas les ayudará a desarrollar su pragmatismo, motricidad fina y experiencia sensorial, haciéndoles sentir útiles e importantes.

La tabla está diseñada para que los niños adquieran ciertas destrezas antes de pasar al siguiente escalón por lo que, en teoría, nunca se enfrentarán a una tarea que les sobrepase. No obstante, se debe utiliza la tabla a modo de guía y adaptarla según las necesidades de cada niño. Si un niño no cumple la mayoría de tareas propias de su edad, no es ningún problema. Simplemente debemos empezar por el principio de la tabla y poco a poca iremos llegando a las tareas propias de su edad. Por último, mencionar que esto no es delegar una tarea y punto. Esto es aprendizaje y depende directamente de la motivación de los niños e implicación de sus padres, pues somos nosotros quienes les iremos enseñando y acompañando en las primeras ocasiones. Así que debemos hacerlo divertido y atractivo para ellos.

La tabla de autonomía Montessori hará que nos sorprendamos de las altas capacidades que tienen nuestros hijos, además de se una excelente oportunidad de pasar tiempo en familia, algo que los niños van a valorar muchísimo.

 

Como aplicar la Tabla Montessori a las rutinas de nuestros hijos

Los padres pretendemos que nuestros hijos sigan una serie de rutinas en el hogar como lavarse los dientes, poner la mesa, hacer la cama, etc.

A veces estas rutinas se convierten en exigencias que no han pasado anteriormente por la parte más importante, que es ser MOSTRADAS para después ser repetidas. María Montessori daba gran importancia a realizar las presentaciones a los niños para que tuvieran una referencia de cómo hacer las cosas correctamente, de esta manera se aseguraba un buen uso del material usado y al mismo tiempo el niño adquiría destrezas en sus movimientos, en su control y voluntad. Pero no solo eso sino que sería capaz de concentrarse en la tarea. Debemos tomarnos el tiempo para enseñar, para entrenar ciertas rutinas, evitando así luego malas practicas o mal entendidos. Los padres tenemos que molestarnos en mostrar a nuestros hijos aquello que queremos que aprendan.

Las rutinas también desarrollan la autoestima pues cuantas más cosas hagan nuestros hijos por si mismos más capaces se verán, más motivados y dispuestos.

Pero claro a veces las rutinas pueden desencadenar batallas. Las rutinas comienzan con la primera luz del día, y con ella muchas veces las discusiones por no querer hacer o no tener ganas de hacer cierta rutina. Un forma fantástica de introducir estas rutinas es la ya famosa TABLA DE RUTINAS.

La Tabla de Rutinas son imágenes en las que se muestra de forma secuencial qué rutina es la que corresponde a cada momento.

¿Por qué es un buen recurso?

1. Involucras a tu hijo en la creación de la tabla de rutinas. CONEXIÓN.

2. Evitas tener que decirle a tu hijo «tienes que hacer…» cambiándolo por un «¿qué sigue en tu tabla de rutinas? INVITAS A CONECTAR.

3. Facilitas a tus hijos la memoria, autonomía e independencia a la hora de realizarlas sin necesidad de estar encima o pendiente de ellos. Ellos se siente más capaces y más motivados. MOTIVACIÓN SIN CONTROL.

La Tabla de Rutinas puede ser también una forma más de unión familiar pues podemos hacer que las imágenes sean fotografías propias de nuestros hijos realizando la acción. Esta actividad puede resultar divertida, tanto a padres como a hijos.

La Tabla de Rutinas se pueden realizar en cartulina, cartón pluma o cualquier otro soporte a vuestro alcance.
Cuando se habla de rutinas no deben aparecer premios ni castigos que no existen en la filosofía Montessori. Hablamos de una educación no punitiva donde el niño sea capaz de ser autónomo y valore sus propios progresos. Así pues esta tabla de rutinas lo único que muestra es la acción a desarrollar. Su propósito es la de servir como recurso para facilitar la autonomía a los niños, evitar las batallas matutinas «haz la cama, ponte el desayuno…». Además sirve para el buen entendimiento entre padres e hijos de una manera respetuosa.

Fuentes: Bebes y mas, aprendiendo con Montessori.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *